Homeless look & una bonita historia…

Dirán que no estaba establecido, que todo pasó de casualidad.

Recuerdo que aquél día me desperté algo agitada, con el presentimiento de que algo superior a mí iba a ocurrir. Miré el reloj, eran apenas las 6 de la mañana. Intentando no pensar demasiado en esa sensación me metí en la ducha, me vestí, me preparé un smoothie de banana, me apliqué un poco de blush para dar color a mis mejillas y me dispuse a salir de casa.

En ese momento tampoco reparé en ello, aunque ya debería haberlo notado… Sin embargo cogí uno de mis maxi bolsos favoritos, me enfundé la americana de pana que hacía años ya que reinaba en mi armario, y salí decidida a la calle.

Había tomado la decisión de ignorar ese sentimiento extraño que me embargaba desde la mañana. Como era temprano todavía decidí ir caminando hasta el trabajo. Fue en ese trayecto hacia mi oficina cuando, de pronto, me sentí atraída por una calle por la que nunca antes había pasado.

Me pareció escuchar unos ruidos, afinando mucho el oído diría más bien que era un lamento. No os diré que no me entraron algunas dudas, o que no vacilé unos segundos. Porque no fue así. De hecho sentí miedo, pero después de esa primera oleada de dudas me embargó esa sensación de quién conoce su destino y sabe cómo afrontarlo.

Hice acopio de valor y me dirigí hacia el punto de donde provenía aquél sonido. Sentí como una fuerza magnética me atraía hacia allí y me impedía cambiar de dirección. De repente noté como algo se movía entre unas cajas de cartón. Me acerqué un poco más y fue cuando la vi.

No me había dado cuenta hasta ese preciso momento, pero todo cobró sentido por fin: mi extraña sensación al despertar sobresaltada a las 6 de la mañana, mi necesidad de ir caminando al trabajo, la atracción que había sentido al pasar por esa calle… Entre medio de esas cajas me estaba mirando, expectante, un pequeño cachorrito de color cobrizo.

Una vez pude salir de mi aturdimiento inicial, me saqué la chaqueta de pana y se la  puse por encima al cachorro, que estaba tiritando. No pesaba más de 500 gramos, y me miraba con sus pequeños ojitos, llenos de vida. Lo acurruqué dentro de mi bolso para resguardarlo del frío y con una sonrisa en la boca volví sobre mis propios pasos.

Era una perrita: Alma.

dsc_0285dsc_0294dsc_0463dsc_0501dsc_0347dsc_0320dsc_0308dsc_0482dsc_0306dsc_0486dsc_0325dsc_0299dsc_0500dsc_0295dsc_0301dsc_0270dsc_0286dsc_0289

Jeans Bershka (new)

Americana Massimo Dutti (old)

Zapatos Massimo Dutti (old)

Bufanda HM (sales)

Gorro Bershka (men)

Bolso Chanel Cuba

Anuncios

6 comentarios sobre “Homeless look & una bonita historia…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s