La incógnita de mi pelo

Siempre que tengo un acontecimiento, y con acontecimiento englobo tanto una fiesta con amigos, como una comida de trabajo o incluso una boda, intento que mi pelo luzca como en las fotos. Ondulado y revuelto, con aquella onda deshecha que provoca el salitre y que a mi parecer, es tan favorecedora.

Sin embargo, y bajo mi desdicha, pocas son las ocasiones que lo consigo. Normalmente salgo de casa con rizos a lo Lola Flores, que mi novio siempre se encarga de remarcar lo poco que le gustan “Cariño es para que me aguante más el peinado”, y cuando no he llegado ni a la puerta del evento/fiesta/boda ya tengo el cabello liso cayendo sin gracia sobre mis hombros. Así una y otra vez.

Por eso, no entiendo el hecho de que cuando menos cuido mi cabello, menos lo lavo, y más sal marina incorporo entre sus mechones resecos por el sol, más bonito luzca mi pelo, más abundante mi melena y más voluminoso mi peinado.

Y con estas contradicciones que tiene la vida, y el acondicionador,  os dejo con estas fotos que hicimos en Hvar, momentos antes de ver el anochecer…

DSC_0558DSC_0580

DSC_0553dsc_0575
Vestido de Stradivarius (s/s 15)
Bolso de Parfois (s/s 15)
Sandalias Camila’s Barcelona (s/s 16)
Pulseras Bijou Brigitte (s/s 16)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s