Nerdy

¿Conocéis el emoticono de gafas estilo empollón de WhatsApp? Si tenéis entre 10 y 99 años seguro que sí. Pues bien, tal es la influencia de este emoticono en mi subconsciente que un buen día, sin darme cuenta, me convertí en él.

Y así surgió este look. Por un lado de empollona, por el otro de femme fatale. Lo curioso es que todavía no he decidido cuál de estas dos vertientes me define más… habrá que ir viendo en qué otros emoticonos se inspira mi subconsciente.

dsc_0041dsc_0047dsc_0071

 

Sobretodo espero que mi mente nunca se inspire en el emoticono del diablillo rojo con antenas y muchos dientes… ¡no podría soportar disfrazarme de este calibre!

 

dsc_0079dsc_0092dsc_0100dsc_0051fullsizerenderdsc_0061dsc_0112dsc_0059dsc_0107dsc_0114dsc_0049dsc_0105dsc_0081dsc_0048dsc_0084dsc_0097

Shorts Bershka s/s 16
Camiseta Sheinside
Alpargatas tienda local
Sujetador Intimissimi s/s 16
Bolso Gucci Dionysus
Gafas Persol
Reloj Daniel welligton

 

 

Anuncios

Reivindicando el Verano

dsc_0316Con el look de hoy pretendo reivindicar la permanencia del Verano.

Ya está bien de que aparezca de golpe a mediados de Junio, trayendo consigo las ganas de salir de casa, de tomar cervecitas en las terrazas y de destapar nuestros cuerpos emblanquecidos por el invierno. Ya está bien de que nos haga salir de vacaciones, perdernos por lugares recónditos del planeta, sin más preocupación que la de llevar una rebequita “por si a la noche refresca”.

Estoy harta de que nos haga disfrutar de los amigos, del fin de semana y de los planes de diario. Harta de sentir su calor por los poros de mi piel, mientras me refrescan las olas del mar. Cansada de que me haga sentir viva, feliz, bronceada, despreocupada, para después, PUM, a mediados de Septiembre, desaparecer.

Sí… por si no lo habías notado, año tras año, el verano desaparece. Sin mediar aviso. Sin dejar una simple carta manuscrita, sin enviar un whatsapp. Sin ni siquiera una cuenta atrás para que nuestras mentes, ralentizadas por los meses de calor prestado, puedan acostumbrarse al frío.

Y lo siento si te he sorprendido. Quizá haya sido una revelación para tí. Pero tienes que saberlo ya… el verano se ha marchado. Se ha ido. Esfumado. Volatilizado. Se ha cansado de nosotros. Y ya no volverá. 

dsc_0324dsc_0330dsc_0378dsc_0398dsc_0412dsc_0403

Almenos no volverá hasta el próximo año, a mediados de Junio, golpeándonos de nuevo con su calor, su alegría, y su luz, que nos alargará los días hasta el infinito.

dsc_0348dsc_0415dsc_0355dsc_0421dsc_0346dsc_0334dsc_0337dsc_0342dsc_0317dsc_0326dsc_0430dsc_0400dsc_0344

Vestido Mango Old
Zapatos ZARA (s/s 16)
Reloj Daniel Wellington
Pulsera Pandora
Chocker Parfois (a/w 16)
Gafas Rayban
Bolso Fendi
Anillo Swatch

 

El Born llora

Domingo tarde. Una pareja perdida por las calles de El Born. Oleadas de historia, cultura y tradición calándose por sus 5 sentidos. Jugando a sentirse extranjeros de ruta por su propia ciudad. Van agarrados de la mano, dejándose llevar por sus calles estrechas, engalonadas con banderines, rastras de luces y carteles pintados al fresco. La ropa tendida en un diminuto balcón secándose a la vista de los curiosos transeúntes.

Les encanta adentrarse en las profundidades de El Born. Barrio donde convive pasado y presente. Donde los caballeros medievales se batían en torneos contra los Nobles de la ciudad. Lugar bohemio en el que habitan droguerías centenarias con las tiendas más cool de Barcelona.

Y así pasa la tarde del domingo esta pareja. Disfrutando del paseo por sus muros, charlando del legado de su historia, relajadamente, rodeados de calles con nombre de antiguos oficios, de artesanos y mercaderes. Ellos quizá no lo saben, pero al saborear estos momentos están honrando su memoria.

DSC_0735DSC_0742DSC_0704DSC_0737

Aunque hay otra cosa que también es imperceptible para esta pareja… y es que El Born llora. Llora por ver su estado actual, la suciedad de sus paredes, la basura pudriéndose en sus aceras, el olor a orines y excrementos que asciende por sus calles, estrechas, oscuras e impenetrables.

DSC_0852

DSC_0731DSC_0744DSC_0749DSC_0830DSC_0762DSC_0733DSC_0747DSC_0734DSC_0764

Camiseta ZARA (s/s 16)
Short de piel OYSHO (s/s 16)
Botín PRIMARK (s/s 15)
Sombrero IKKS (16)
Gafas Rayban
Bolso YSL
Pulsera y anillo TOUS

 

 

El moño de mis sueños 


Nunca he sido demasiado diestra en hacerme peinados. Quizá me volví perezosa al tener un cabello más o menos liso, más o menos suave y más o menos inmune al encrespamiento que produce la humedad. Con esta suerte de atributos no me preocupé en aprender a manejar mi pelo… Craso error.

Hoy en día, mi cabello no es tan liso, ni tan suave, ni tan poco encrespado, y sin embargo mis habilidades siguen siendo escasas. Esto, unido a mi nueva afición de ver peinados en YouTube, hace que me sienta realmente torpe. Porque … ¿Habéis visto alguno de esos vídeos? Os los resumo: Aparece una chica frente a su ordenador, sonriente, sin más utensilios que un espejito detrás de cámara, y un bote de laca. Eso sí. Que nunca falte la laca. A mansalva, sin piedad. Que yo antes de ver estos vídeos tenía una laca, comprada hacía unos 10 años, cuando rondaba los 18 y cualquier producto me parecía la panacea. Sin embargo nunca le di a la pobre el uso merecido… Y todo por el desconocimiento. Desconocimiento que me llevaba a aplicarme la laca  a golpecitos, por partes y con temor. Temor fundado además. No os vayáis a creer. Que yo con mis manías de leerlo todo me leía hasta el envase, en el que claramente ponía “cuidado, altamente inflamable”… Y claro, entre ese intimidatorio aviso y el ruido del spray al salir, normal que andara yo temerosa de aplicarme mucha laca… Bajo riesgo de explosión nivel nuclear.

En fin, que de repente una chica de YouTube, con su voluminosa melena al viento, mira a la cámara y sonrisa mediante, empieza a hacerse un sencillo peinado de diario en 5 minutos. JA JA. En mayúsculas y de forma sarcástica. Ni es un peinado sencillo. Ni puede hacerse en 5 minutos. Resulta que la susodicha, en una suerte de danza de dedos, se realiza una súper trenza de espiga atravesada con nacimiento en el flequillo, que sinceramente, solo con escuchar el nombre del peinado ya me fatigo.

Y es aquí cuando me vengo arriba, me armo de coraje, y me pongo manos a la obra. Que si mechón paquí, que si mechón pallá. Que si ahora no sé dónde va éste. Que si aquél me tiba. Y después de 10 minutos de ardua tarea, acabo con un dolor de brazos de tanta subidera y con una especie de trenza sin gracia que parece llegada de hacer trabajos forzosos.

Siendo éste mi pan de cada día comprenderéis que me emocione cuando un día, a 30 grados a la sombra, con el pelo sofocándome la nuca, agarre una horquilla y sin mediar aviso, me haga un simple moñito que resulta que queda ideal (al menos bajo mis ojos de novata). Y comprenderéis que quiera dejar constancia de mi azaña, pidiéndole a mi chico que tire una ráfaga de fotos a mi precioso moñito.

Y de esta manera simple,  espontánea y bonita, quedó mi moñito retratado. Tan cuqui él. Tan poco diestra yo.

  • Fotos tomadas en Stari Grad, isla Hvar, Croacia
Vestido de Calzedonia (2015)
Bolso Chanel WOC
Gafas Rayban
Sandalias Camila’s Barcelona (2016)
Pulsera de Parfois (2016)

El color del diablo

Ellos dijeron que no podía vestir de rojo. Que el rojo era el color del diablo. Que las niñas de bien debían ir de blanco, impoluto, virginal.

Ella se reveló. Agarró aquel vestido reluciente del color de la sangre y decidió recorrer las calles del pueblo, a lomos de una gran yegua alazana de pura raza española.

Ellos no podían creer su osadía y enviaron un escuadrón a darle alcance.

Ella, ajena a todo este revuelo, galopaba salvaje con su jaca, el aire fresco llenándole los pulmones. Algunos aldeanos quedaban prendados del calor que desprendía aquel animal e hipnotizados por la llamarada roja que llevaba montada sobre su lomo.

Muchos fueron los que intentaron apagar esa llama, pero ni el agua ni las armas de los guardias pudieron detener aquella carrera salvaje.

Ella feliz, mariposas de colores revolviéndole el estómago, y aquel vestido rojo que le ardía el alma.

  • Fotografías hechas en Stari Grad, Hvar.
Vestido Sandro s/s 16
Bambas Converse All Star
Bolso Chanel WOC
Reloj Casio

 

1001 formas de lucir una chaqueta tejana

Atada en la cintura. ¿Que de pronto te molesta? Le haces un nudo. (Y encima estás chic!)

Puesta sobre los hombros. ¿Que baja un grado el termómetro? La dejas caer suavemente sobre tus hombros…(y encima estás cool!)

Caída de un lado. ¿Que te debates entre frío y calor? Te la dejas sólo sobre un hombro  (y encima estás sexy!)

Cogida con la mano. ¿Que de repente entras en calor? La agarras con la mano. (Y encima estás ground-breaking!)

¿Y puesta? Ups. Parece que esa opción no la he contemplado.

Ánimo a mis queridos Unicornios!! Es LUNES y cuesta… pero tenéis que pensar que ya casi es finde… ya que el día después de pasado mañana es Jueves! … Besos!!

 

La historia (hª) interminable…

Parece que todo el mundo está ahora en NY, asistiendo a la Semana de la Moda, y que nadie quedara ya en Barcelona… Sin embargo, en Barcelona quedo yo, escribiendo estas palabras. Palabras que surgen mientras me tomo un café con hielo. Café para despejar mi mente. Con hielo para refrescar mis ganas. Ganas de coger un vuelo y plantarme en la Gran Manzana. En la Gran Manzana plantarme para revivir este viaje. Viaje que hicimos mi chico y yo en Septiembre. Septiembre precisamente, que es el mes de la fashion week en NY. Nueva York, donde parece que todo el mundo está ahora, asistiendo a la semana de la moda, y que nadie quedara ya en Barcelona…

dsc_0154dsc_0090dsc_0228dsc_0348dsc_0356dsc_0524dsc_0527dsc_0287dsc_0532dsc_0129dsc_0043dsc_0006dsc_0014dsc_0069dsc_0133dsc_0143dsc_0017dsc_0472dsc_0015dsc_0170dsc_0279dsc_0405dsc_0411dsc_0408dsc_0517dsc_0222dsc_0357dsc_0019dsc_0127dsc_0186dsc_0150dsc_0173

Besos de Unicornio!

El volante rosa

¿Puede haber algo más femenino que una falda rosa con volantito?

A esta preciosidad la conocí de casualidad uno de los últimos días de las rebajas, en la tienda Mango. La miré de reojo y ella me devolvió el saludo, picarona, ondulando ese volante suyo tan gracioso. Ante tal muestra de simpatía no pude evitar invitarla a mi casa.

Al principio nos acercó la feminidad, punto en el que ambas estábamos de acuerdo. Sin embargo, nuestra relación tuvo un pequeño traspié. Ella me dijo que le gustaba ir elegante; yo le advertí que prefería ir cómoda. Para salvar este encontronazo, decidí presentarle a mis Adidas Superstar. Fue amor a primera vista. Desde entonces no ha parado de ondular su volante cada vez que salimos juntas de paseo.

DSC_0987DSC_0988DSC_0998DSC_1010DSC_1041DSC_1050DSC_1025DSC_1031DSC_0990DSC_1013DSC_1034DSC_1028DSC_0944DSC_1029DSC_1035DSC_1021DSC_0975DSC_0983DSC_1040DSC_0958DSC_1011DSC_1027

  • Fotos tomadas en el precioso pueblo de El Masnou
Falda de Mango (s/s 16)
Croptop de H&M (s/s 15)
Bambas Adidas Superstar
Gafas Rayban
Reloj Michael Kors
Bolso Louis Vuitton

 

 

Ariel

Influenciada por el cuento infantil de la Sirenita, esta joven de origen Barcelonés renunció a todo para irse a vivir al mar.

Sus días empezaban con la salida del sol y terminaban cuando éste se ponía. Fuentes cercanas aseguran que basaba su alimentación en algas marinas y que dormía bajo la única protección de la Luna. La última vez que fue vista se encontraba en un arrecife de coral, con una sonrisa deslumbrante y la melena al viento, salpicada de sal.

Los últimos datos de la investigación apuntan a que Ariel, que así se hacía llamar en la Aldea más cercana a la paya, se adentró en el mar acompañada de un crustáceo marino. Probablemente Sebastián, alias el cangrejo.

DSC_0870DSC_0873DSC_0889DSC_0830DSC_0903DSC_0920

Última hora, una llamada anónima nos ha alertado de que ha visto a Ariel nadando junto a un pequeño pez, del cual desconocemos la identidad. La única descripción que tenemos es el color de sus escamas, amarillo, y el de sus aletas, azules.

Se ruega la colaboración ciudadana para encontrar a Ariel.

El príncipe Eric, que lleva varios días buscándola, otorgará una cuantiosa recompensa.

DSC_0016DSC_0820DSC_0898DSC_1001

  • Fotos tomadas en Indonesia, en las Islas Gili.

Bikini de Calzedonia (2015)